EL ARTE DE VIVIR
GRASIAS POR LA VISITA ERES BIENVENID@ A SER PARTE DE NUESTRO FORO FAMILIAR
Entra A Nuestros ForoS
Crear foro
Crear foro
Crear foro
Crear foro
Calendario
Convertidor de Divisas MATAF
Crear foro
FORO DE ASISTENCIA
Crear foro
ANUNCIOS DEL DIA
Bookmarking social

Bookmarking social Digg  Bookmarking social Delicious  Bookmarking social Reddit  Bookmarking social Stumbleupon  Bookmarking social Slashdot  Bookmarking social Yahoo  Bookmarking social Google  Bookmarking social Blinklist  Bookmarking social Blogmarks  Bookmarking social Technorati  

Conserva y comparte la dirección de en tu sitio de bookmarking social

Conserva y comparte la dirección de
EL ARTE DE VIVIR en tu sitio de bookmarking social

foro activo
www.foroactivo.com">
src="http://www.illiweb.com/fa/banner/es/banner5.png" alt="Crear foro" title="foroactivo.com" />

apetito del bebe

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

apetito del bebe

Mensaje por EVENID el Sáb Mayo 22, 2010 7:01 pm

Descubre qué
"ritmo" sigue tu hijo a la hora de tomar el pecho, para conseguir una
lactancia perfecta

Cada
niño tiene su propia personalidad, también por lo que se refiere a las
tetadas. Y es importante descubrir si tu hijo es perezoso, tranquilo o
activo a la hora de tomar el pecho, para que tanto tú como él vayáis...
¡al mismo compás!

Todos los recién nacidos tienen sus propios
ritmos
, siendo completamente normal que unos prefieran las tetadas
cortas pero frecuentes y otros más largas y distanciadas. Lo más
importante es observar atentamente al niño y adaptarse a sus
"tiempos"
.

Por otro lado, la madre que da el pecho debe
estar tranquila y confiar tanto en ella misma como en su hijo. Por
consiguiente, deberá evitar comparaciones con otros lactantes para
no atormentarse con el temor de que su leche sea escasa y poco
nutritiva o, por el contrario, demasiado pesada. Si el apetito del niño
es medianamente bueno, se trata solamente de un asunto que depende de su
constitución y temperamento.

El niño perezoso

Durante los primeros días, el
niño considerado perezoso casi siempre duerme (por lo menos, 18
de cada 24 horas) y en los cortos intervalos de vigilia no llora ni
manifiesta tener exigencias especiales. No parece estar demasiado
interesado en lo que le rodea y raras veces sucede algo capaz de
arrancarle de su beatitud.

Es mejor respetar su quietud y
no se le ha de despertar para darle el pecho
, aunque es importante
hacerlo apenas abra los ojos.

• Si parece tener siempre sueño y
reacciona con dificultad, se puede intentar que pierda su pereza
cambiándole, cogiéndole en brazos
, haciéndole masajes en los pies y
sosteniéndole en posición erguida.

Mantenerle durante algún
rato sobre el pecho aunque no mame
, le servirá para familiarizarse
con el pezón

• Si no ocurre nada, se puede exprimir un poco
de leche en su boca
para que aprecie el sabor.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Al principio, duerme
mucho tiempo, incluso 15 horas diarias, y lloriquea de dos a tres horas
.
Presta bastante atención al ambiente que le rodea, pero sin que le
distraigan los posibles elementos perturbadores (ruidos repentinos,
calor o frío, etc.). Muy pronto se estabiliza su número más o menos
constante de tetadas
.

Es normal que durante los
primeros días duerma mucho
y no tiene sentido despertarle para que
coma. Más adelante, tiende a estabilizarse a unas 6-8 tetadas (y, en
algunos casos, hasta diez) al día.

• Aunque sea un niño de
costumbres muy marcadas, la madre no debe ser demasiado rígida.
Su apetito puede variar de un día a otro, y es absurdo asustarse porque a
veces tome menos leche o pida tetadas más prolongadas y seguidas.


Es muy importante observar al niño y esforzarse en ayudarle con
elasticidad
, porque solamente así podrá modificarse la cantidad y
calidad de la leche de acuerdo con sus exigencias. En verano, por
ejemplo, es normal que tome más leche porque tiene más sed.

Del
segundo al cuarto mes de vida
, momento que corresponde a la
delicada fase de la "calibración", la madre debe prestarle una mayor
atención
. ¿Qué significa "calibración"? Significa que el niño ya
consigue saber la cantidad de leche que necesita.

• Cuando se
tema que las relaciones de leche habituales no son suficientes y el niño
tiene más hambre, es muy importante adaptarse a sus nuevas
necesidades
, alargando o aumentando las tetadas.

Pasados
los cuatro primeros meses, también el niño ya está más preparado para
adaptarse a los distintos ritmos de la vida materna
y puede irse
acostumbrando paulatinamente a tomar cinco tetadas diarias.

El
niño activo

Es
un recién nacido muy vivaracho, que siempre se mueve, duerme poco y
llora
. Es sociable y consciente del ambiente que le rodea, pero se
agita mucho y es hipersensible. Suele tener cólicos con cierta
frecuencia, quizás porque ingiere aire o por lo agitado de su carácter.


El estrés del niño es contagioso y perjudica a los padres. Para
recuperar el equilibrio, la madre debe dejar de sentirse culpable y
estar más tranquila y segura de sí misma.

Si el niño llora
mucho y siempre parece estar ansioso por tomar el pecho, debe
comprobarse si mama de una forma regular y si consigue tomar toda la
leche necesaria
. Y es que, algunas veces, los niños activos tienen
tanto frenesí que corren el riesgo de tragar más aire que leche. Hay que
tranquilizarles, exprimiéndoles un poco de leche en la boca antes de la
tetada, y durante la misma haciéndole mimos y efectuando pausas para
que puedan eructar.

Cuando el niño quiere tomar el pecho
con demasiada frecuencia
, incluso durante cinco minutos cada hora, es
posible que no se haya creado un perfecto entendimiento entre el
pequeño y su madre
. Darle el pecho a un niño activo cada vez que
llora puede desorientarle, pues no es seguro que siempre haga caprichos
por tener hambre. Dejando aparte que, si se efectúan muchas tetadas
cortas a lo largo del día, nunca quedará plenamente satisfecho. Se corre
el riesgo entonces de que, debido a una acumulación de equívocos, se
altere el ritmo de la lactancia "a demanda", en cuyo caso es necesario
recuperarlo, haciéndole esperar un poco antes de darle el pecho.


Cuando un niño recibe siempre una misma respuesta del ambiente
(llanto igual a ofrecimiento del pecho) aprende a esperarla siempre.
Para comprender lo que en verdad necesita puede ser suficiente
consolarle con la voz o hacerle mimos.


Reglas
para una tetada perfecta

1.
Adoptar una posición cómoda, sentada o echada, manteniendo la
barriga del pequeño muy cerca de la materna.

2. El niño debe
permanecer tendido
con la cabeza alineada respecto al cuerpo y el
cuello derecho, para que no deba girar la cabeza al coger el pecho.

3.
El niño debe tener la boca completamente abierta para poder
cubrir toda la aréola. Debe tener el labio inferior completamente
doblado y la nariz y la barbilla apoyadas en el pecho. De no ser así, se
le debe apartar y volver a empezar de nuevo.

4. No hay que
elevarse el pecho con una presa en tijera
(apretando los dedos
índice y medio alrededor del pezón), porque se podrían bloquear los
conductos galactóforos y aumentar el riesgo de mastitis. Es muy
apropiada la presa en forma de C, con el pulgar a un lado y los otros
cuatro dedos debajo.

5. Prestar atención a sus mejillas (que
deben estar hinchadas) y a que no haga chasquidos, pues indican que
solamente está chupando el pezón. Si el niño mama correctamente, sus
músculos se mueven casi hasta las orejas.

6. Evitar los
perfumes y desodorantes perfumados
, porque los niños que maman se
orientan a través del sabor y el olor de la piel materna.

7. Esperar
a que sea el niño quien deje el pecho
por sí mismo y a continuación
ofrecerle el otro.


Sabías
que...


La saliva del niño contiene sustancias antibióticas y protege el
pezón de las irritaciones.

• Los tubérculos de Morgagni son
glándulas del pecho que, durante la lactancia, segregan un líquido
cicatrizante y protector de la piel.

El jabón no sirve para
limpiar el pecho
, sólo se ha de utilizar agua.

Dar el
pecho de noche ayuda a conciliar el sueño
y tranquiliza, porque en
el organismo de la madre circula más prolactina, una hormona relajante.


Dar el pecho durante mucho rato no expone al peligro de tener
grietas
. En todo caso, es una succión incorrecta la que puede
producir irritaciones y hematomas.

Si ya desde los primeros
días se da a menudo el pecho, la leche fluye
desde el principio de
una forma regular y no se produce necesariamente la masiva afluencia de
la subida de la leche.

En ocasiones, basta el pensamiento
del niño para estimular la salida de la leche
. Esto se debe a la
acción de dos hormonas: la oxitocina y la prolactina.

Descubre qué
"ritmo" sigue tu hijo a la hora de tomar el pecho, para conseguir una
lactancia perfecta

Cada
niño tiene su propia personalidad, también por lo que se refiere a las
tetadas. Y es importante descubrir si tu hijo es perezoso, tranquilo o
activo a la hora de tomar el pecho, para que tanto tú como él vayáis...
¡al mismo compás!

Todos
los recién nacidos tienen sus propios
ritmos, siendo completamente normal que unos prefieran las tetadas
cortas pero frecuentes y otros más largas y distanciadas. Lo más
importante es
observar atentamente al niño y adaptarse a sus
"tiempos".

Por otro lado, la madre que da el pecho debe
estar tranquila y confiar tanto en ella misma como en su hijo. Por
consiguiente,
deberá evitar comparaciones con otros lactantes para
no atormentarse con el temor de que su leche sea escasa y poco
nutritiva o, por el contrario, demasiado pesada. Si el apetito del niño
es medianamente bueno, se trata solamente de un asunto que depende de su
constitución y temperamento.

El niño perezoso

Durante los primeros días, el
niño considerado perezoso
casi siempre duerme (por lo menos, 18
de cada 24 horas) y en los cortos intervalos de vigilia no llora ni
manifiesta tener exigencias especiales. No parece estar demasiado
interesado en lo que le rodea y raras veces sucede algo capaz de
arrancarle de su beatitud.

Es mejor respetar su quietud y
no se le ha de despertar para darle el pecho, aunque es importante
hacerlo apenas abra los ojos.

• Si parece tener siempre sueño y
reacciona con dificultad,
se puede intentar que pierda su pereza
cambiándole, cogiéndole en brazos, haciéndole masajes en los pies y
sosteniéndole en posición erguida.

Mantenerle durante algún
rato sobre el pecho aunque no mame, le servirá para familiarizarse
con el pezón

• Si no ocurre nada,
se puede exprimir un poco
de leche en su boca para que aprecie el sabor.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Al principio,
duerme
mucho tiempo, incluso 15 horas diarias, y lloriquea de dos a tres horas.
Presta bastante atención al ambiente que le rodea, pero sin que le
distraigan los posibles elementos perturbadores (ruidos repentinos,
calor o frío, etc.). Muy pronto
se estabiliza su número más o menos
constante de tetadas.

Es normal que durante los
primeros días duerma mucho y no tiene sentido despertarle para que
coma. Más adelante, tiende a estabilizarse a unas 6-8 tetadas (y, en
algunos casos, hasta diez) al día.

• Aunque sea un niño de
costumbres muy marcadas,
la madre no debe ser demasiado rígida.
Su apetito puede variar de un día a otro, y es absurdo asustarse porque a
veces tome menos leche o pida tetadas más prolongadas y seguidas.


Es muy importante observar al niño y esforzarse en ayudarle con
elasticidad, porque solamente así podrá modificarse la cantidad y
calidad de la leche de acuerdo con sus exigencias. En verano, por
ejemplo, es normal que tome más leche porque tiene más sed.

Del
segundo al cuarto mes de vida, momento que corresponde a la
delicada fase de la "calibración",
la madre debe prestarle una mayor
atención. ¿Qué significa "calibración"? Significa que el niño ya
consigue saber la cantidad de leche que necesita.

• Cuando se
tema que las relaciones de leche habituales no son suficientes y el niño
tiene más hambre, es muy importante
adaptarse a sus nuevas
necesidades, alargando o aumentando las tetadas.

Pasados
los cuatro primeros meses, también el niño ya está más preparado para
adaptarse a los distintos ritmos de la vida materna y puede irse
acostumbrando paulatinamente a tomar cinco tetadas diarias.

El
niño activo

Es
un recién nacido
muy vivaracho, que siempre se mueve, duerme poco y
llora. Es sociable y consciente del ambiente que le rodea, pero se
agita mucho y es hipersensible.
Suele tener cólicos con cierta
frecuencia, quizás porque ingiere aire o por lo agitado de su carácter.


El estrés del niño es contagioso y perjudica a los padres. Para
recuperar el equilibrio, la madre debe dejar de sentirse culpable y
estar más tranquila y segura de sí misma.

Si el niño llora
mucho y siempre parece estar ansioso por tomar el pecho, debe
comprobarse si mama de una forma regular y si consigue tomar toda la
leche necesaria. Y es que, algunas veces, los niños activos tienen
tanto frenesí que corren el riesgo de tragar más aire que leche. Hay que
tranquilizarles, exprimiéndoles un poco de leche en la boca antes de la
tetada, y durante la misma haciéndole mimos y efectuando pausas para
que puedan eructar.

Cuando el niño quiere tomar el pecho
con demasiada frecuencia, incluso durante cinco minutos cada hora,
es
posible que no se haya creado un perfecto entendimiento entre el
pequeño y su madre. Darle el pecho a un niño activo cada vez que
llora puede desorientarle, pues no es seguro que siempre haga caprichos
por tener hambre. Dejando aparte que, si se efectúan muchas tetadas
cortas a lo largo del día, nunca quedará plenamente satisfecho. Se corre
el riesgo entonces de que, debido a una acumulación de equívocos, se
altere el ritmo de la lactancia "a demanda", en cuyo caso es necesario
recuperarlo, haciéndole esperar un poco antes de darle el pecho.


Cuando un niño recibe siempre una misma respuesta del ambiente
(llanto igual a ofrecimiento del pecho)
aprende a esperarla siempre.
Para comprender lo que en verdad necesita puede ser suficiente
consolarle con la voz o hacerle mimos.



Reglas
para una tetada perfecta

1.
Adoptar una posición cómoda, sentada o echada, manteniendo la
barriga del pequeño muy cerca de la materna.

2.
El niño debe
permanecer tendido con la cabeza alineada respecto al cuerpo y el
cuello derecho, para que no deba girar la cabeza al coger el pecho.

3.
El niño debe tener la boca completamente abierta para poder
cubrir toda la aréola. Debe tener el labio inferior completamente
doblado y la nariz y la barbilla apoyadas en el pecho. De no ser así, se
le debe apartar y volver a empezar de nuevo.

4.
No hay que
elevarse el pecho con una presa en tijera (apretando los dedos
índice y medio alrededor del pezón), porque se podrían bloquear los
conductos galactóforos y aumentar el riesgo de mastitis. Es muy
apropiada la presa en forma de C, con el pulgar a un lado y los otros
cuatro dedos debajo.

5.
Prestar atención a sus mejillas (que
deben estar hinchadas) y a que no haga chasquidos, pues indican que
solamente está chupando el pezón. Si el niño mama correctamente, sus
músculos se mueven casi hasta las orejas.

6.
Evitar los
perfumes y desodorantes perfumados, porque los niños que maman se
orientan a través del sabor y el olor de la piel materna.

7.
Esperar
a que sea el niño quien deje el pecho por sí mismo y a continuación
ofrecerle el otro.


Sabías
que...


La saliva del niño contiene sustancias antibióticas y protege el
pezón de las irritaciones.

• L
os tubérculos de Morgagni son
glándulas del pecho que, durante la lactancia, segregan un líquido
cicatrizante y protector de la piel.

El jabón no sirve para
limpiar el pecho, sólo se ha de utilizar agua.

Dar el
pecho de noche ayuda a conciliar el sueño y tranquiliza, porque en
el organismo de la madre circula más prolactina, una hormona relajante.


Dar el pecho durante mucho rato no expone al peligro de tener
grietas. En todo caso, es una succión incorrecta la que puede
producir irritaciones y hematomas.

Si ya desde los primeros
días se da a menudo el pecho, la leche fluye desde el principio de
una forma regular y no se produce necesariamente la masiva afluencia de
la subida de la leche.

En ocasiones, basta el pensamiento
del niño para estimular la salida de la leche. Esto se debe a la
acción de dos hormonas: la oxitocina y la prolactina.



_________________
[scroll]No hay nadie tan sabio que no tenga necesidad de consejo ajeno.
Aprender sin pensar es inútil. Pensar sin aprender, peligroso
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
(¯`•¸·´¯)[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo](¯`·¸•´¯)[/scroll]
avatar
EVENID
ADMINISTRADORA
ADMINISTRADORA

Femenino Mensajes : 4972
Fecha de inscripción : 08/03/2010
Localización : orocovis

http://elartedevivir.crear-foros.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.