EL ARTE DE VIVIR
GRASIAS POR LA VISITA ERES BIENVENID@ A SER PARTE DE NUESTRO FORO FAMILIAR
Entra A Nuestros ForoS
Crear foro
Crear foro
Crear foro
Crear foro
Calendario
Convertidor de Divisas MATAF
Crear foro
FORO DE ASISTENCIA
Crear foro
ANUNCIOS DEL DIA
Bookmarking social

Bookmarking social Digg  Bookmarking social Delicious  Bookmarking social Reddit  Bookmarking social Stumbleupon  Bookmarking social Slashdot  Bookmarking social Yahoo  Bookmarking social Google  Bookmarking social Blinklist  Bookmarking social Blogmarks  Bookmarking social Technorati  

Conserva y comparte la dirección de en tu sitio de bookmarking social

Conserva y comparte la dirección de
EL ARTE DE VIVIR en tu sitio de bookmarking social

foro activo
www.foroactivo.com">
src="http://www.illiweb.com/fa/banner/es/banner5.png" alt="Crear foro" title="foroactivo.com" />

ENFERMEDAD POR PARASITOS

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

ENFERMEDAD POR PARASITOS

Mensaje por EVENID el Mar Mar 16, 2010 7:11 pm


Cisticercosis y teniasis



Mario Armhel Morales Flores


<TABLE border=0 cellSpacing=5 cellPadding=4 width=135 align=center>

<TR>
<td>[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]</TD></TR></TABLE>
Todos, o casi todos, hemos escuchado hablar sobre "el cisticerco que le encontraron a mi tío en la cabeza" o de "la solitaria que tenía la hijita de la vecina" y también hemos oído decir "no comas carne de puerco porque te da cisticerco". Lo anterior no es más que la referencia común de dos males característicos de los países no desarrollados o en vías de desarrollo: la cisticercosis y teniasis humanas, enfermedades de las cuales se habla mucho pero se conoce poco.
Son muchas las ideas que se tienen en México con respecto a un tipo de enfermedad parasitaria ocasionada por un organismo invertebrado, conocido científicamente como Taenia solium, y comúnmente como 'tenia' o 'solitaria'. Se piensa que se puede contraer la infección y la posterior enfermedad (teniasis) con sólo ingerir carne de cerdo, pero esto no es verdad. Sin embargo, otro mal (cisticercosis) que implica al mismo parásito sí es ocasionado por el consumo de la misma carne -o cualquier otra-, pero la causa se encuentra en la preparación de los alimentos. Para tratar de aclarar varias dudas acerca de la cisticercosis comenzaremos aprendiendo un poco sobre el animal que la ocasiona (y no me refiero al cerdo).
El adulto y el huevo de Taenia solium


El adulto de Taenia solium es un parásito estricto que vive en el intestino delgado de los seres humanos y de algunos mamíferos más (el hámster, entre ellos, pero de forma experimental). Es un gusano plano y segmentado que en estado adulto (fig. 1) puede alcanzar hasta 7 metros de longitud. Está compuesto por una cabeza o escólex, un cuello angosto y varios cientos de proglótidos hermafroditos.
El escólex mide algo menos que una cabeza de alfiler (fig. 2). Presenta ganchos y ventosas que le sirven para fijarse a la pared intestinal de donde absorbe los nutrientes que lo alimentan.
Los proglótidos constituyen la estructura reproductiva de estos parásitos y se clasifican, de acuerdo con su desarrollo, en inmaduros, maduros y grávidos. Los primeros poseen órganos genitales poco desarrollados; los maduros presentan ovarios y testículos desarrollados y listos para producir huevos, y los proglótidos grávidos poseen los huevos altamente infectivos (cada proglótido grávido puede contener hasta 60 000 huevos).
<TABLE border=0 cellSpacing=5 cellPadding=4 width=0% align=left>

<TR>
<td> </TD></TR>
<TR>
<td> </TD></TR></TABLE>
<TABLE border=0 cellSpacing=5 cellPadding=4 width=223 align=left>

<TR>
<td width=205>
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
</TD></TR>
<TR>
<td class=piefoto>Figura 1. Adultos de Taenia solium. El extremo más delgado es el escólex o región cefálica y el extremo grueso es la región reproductiva o de los proglótidos (flecha).</TD></TR></TABLE>
En el intestino del hombre puede haber uno o más individuos adheridos a la pared; éstos crecen y se reproducen asexualmente o por fecundación entrecruzada, es decir, dos individuos localizados en el mismo intestino se encuentran y llevan a cabo contacto entre sus cavidades genitales para intercambiar células reproductivas y así poder fecundarse uno a otro.
Una vez que se lleva a cabo la autofecundación o la fecundación entrecruzada, los huevos -producto de la unión de las células sexuales fusionadas en la fecundación- pasan por transformaciones muy breves y después se convierten en una esfera microscópica cubierta por una capa que les confiere cierta resistencia. Con esa cubierta, los huevos permanecerán en el proglótido del adulto para dar paso al fenómeno que más nos importa y debido al cual inicia el peligro de contraer cisticercosis humana o porcina.
<TABLE border=0 cellSpacing=5 cellPadding=4 width=0% align=right>

<TR>
<td width=320>
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
</TD></TR>
<TR>
<td class=piefoto>Figura 2. Escólex
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
A lo largo de su vida, el parásito adulto no sólo se alimentará y reproducirá en el interior de su hospedero; también se desprenderá de sus proglótidos maduros y los arrojará cargados de huevos al intestino humano; los huevos se mezclarán con el contenido intestinal y posteriormente serán expulsados en las heces.
¿Cómo adquirimos cisticercosis?


Debido a la falta de higiene puede ocurrir un fenómeno conocido como fecalismo, que es la ingesta de heces. Al comer excremento, el humano o el cerdo pueden ingerir huevos expulsados por la tenia adulta. Entonces, el huevo llega al estómago del cerdo o del humano y se libera de la pared que lo protege gracias a la acción de los jugos generados ahí. Ya sin su capa protectora, el huevo llega al intestino delgado y el embrión (debido a procesos que todavía no se conocen muy bien) secreta sustancias que le sirven para degradar la pared intestinal. De esta forma alcanza el sistema circulatorio (o el ganglionar) y viaja a través de él hasta encontrar algún tejido donde alojarse. Allí se desarrolla como cisticerco joven (más pequeño que el maduro). En los humanos, y de la misma forma en el cerdo, la llegada del cisticerco joven al tejido donde se desarrollará hasta convertirse en un cisticerco maduro (fig. 3) da comienzo al padecimiento conocido como 'cisticercosis'.
<TABLE border=0 cellSpacing=5 cellPadding=4 width=393 align=center>

<TR>
<td width=387>
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
</TD></TR>
<TR>
<td class=piefoto>Figura 3. Cisticercos maduros disecados y recuperados de carne de cerdo infectada. La región clara es la pequeña larva de tenia y la región más oscura es una vesícula llena de fluido que ayuda a la larva a permanecer viva por cierto tiempo. Los cisticercos maduros pueden medir de 0.5 a 2.5 cm de diámetro.</TD></TR></TABLE>
Hasta ahora, poco se sabe sobre las preferencias del cisticerco para alojarse en uno u otro tejido del cuerpo de su huésped. Se tienen estadísticas de que en México, tanto en humanos como en cerdos, predomina la infección del sistema nervioso central, en especial del cerebro, aunque muchas veces el parásito se puede alojar en los músculos (sobre todo en el cerdo), el hígado y los ojos. La cisticercosis puede llegar a ser una enfermedad mortal, pero ello depende del lugar y el número de cisticercos que afectan al que la padece. En la mayoría de los casos pasa inadvertida.
¿Cómo adquirimos teniasis?


Una vez que el cisticerco infectó a un cerdo y se alojó en su tejido muscular, su carne cruda o mal cocida es portadora del parásito. Al ser ingerida por una persona, los cisticercos que contiene entran por la boca como alimento; posteriormente son estimulados por sustancias digestivas en el estómago y en el intestino delgado; con ello logran salir de su cápsula protectora e inician su desarrollo como adultos en el intestino del hospedero, provocan la enfermedad conocida como 'teniasis' y cierran así el ciclo de vida al volver a la fase inicial (fig. 4). La teniasis no es mortal ni grave, pero puede tener complicaciones en ciertos casos. Un alto número de personas que la contraen ni siquiera se dan cuenta de que la tuvieron. Al cabo de algún tiempo, el gusano simplemente muere y es expulsado en la materia fecal.
Conclusión


Ahora ya sabemos que la solitaria o tenia tiene un ciclo de vida en el que pasa por tres etapas: la de huevo, la de cisticerco y la de adulto. El huevo y el adulto viven en el intestino de los mamíferos (el adulto únicamente en los seres humanos) y el cisticerco vive comúnmente en el tejido nervioso (cerebro), en el tejido muscular (músculos), en los ojos y en el hígado. No hay que olvidar que tanto el huevo como el cisticerco viven por un pequeño periodo en el estómago, mientras que el adulto no.
Por lo anterior podemos concluir que, debido al ciclo de vida de este animal, la única forma de contraer cisticercosis humana es consumir oralmente algún alimento (verduras, carne, pan o cualquiera) contaminado con heces de un individuo infectado -sea cerdo o humano- con tenia adulta en su intestino, porque en las heces se encuentra el huevito que al llegar al estómago formará al cisticerco que se alojará posiblemente en el cerebro. Por lo anterior, es casi imposible contraer cisticercosis al consumir carne de cerdo.
<TABLE border=0 cellSpacing=5 cellPadding=4 width=426 align=center>

<TR>
<td width=458>
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
</TD></TR>
<TR>
<td class=piefoto>Figura 4. El parásito adulto se desarrolla en el intestino delgado del ser humano, donde se reproduce y forma huevos (a). Los huevos están contenidos dentro de las estructuras reproductivas o proglótidos, que son expulsados en las heces (b). El huevo presente en la materia fecal puede ser ingerido por el ser humano (c1) o por el cerdo (c2). Una vez dentro del tracto digestivo se convierte en cisticerco y se puede alojar en: el cerebro, el hígado, los músculos o los ojos (entre otros tejidos). El ciclo se cierra cuando el ser humano ingiere carne con cisticercos; en este caso los cisticercos llegan al tracto digestivo humano e inician su desarrollo como adultos (c2-a).
Dibujos de Radish</TD></TR></TABLE>
Sin embargo, si existiera la posibilidad de alimentarnos con carne de cerdo infectado con cisticercosis (es decir con cisticercos implantados en el tejido muscular) estaríamos ingiriendo los cisticercos y no los huevos, lo que provocaría que el cisticerco se desarrollara en nuestro intestino como adulto; entonces el diagnóstico que nos haría el medico sería el de teniasis y no el de cisticercosis. La cisticercosis la provoca el huevo de Taenia solium y la teniasis el cisticerco, contrario a lo que se cree.
Podemos decir que para no contraer cisticercosis o teniasis lo mejor que podemos hacer es:
1.Comer en lugares limpios.
2.Lavarnos siempre las manos antes de comer y después de ir al baño.
3.Lavar y/o cocer muy bien frutas, verduras y carnes (sea de cerdo o no).
4.No comer ningún tipo de carne, y mucho me-
nos la de cerdo, cruda.
5.Si vivimos en zonas rurales donde se crían cerdos, mantenerlos en perfecto estado de limpieza y evitar que se alimenten con heces humanas.
Por otro lado, si queremos evitar contraer teniasis lo único que tomaremos en cuenta es ingerir carne libre de cisticercos, lo cual se puede hacer consumiendo carne con sello de inspección sanitaria, y en el caso de cerdos criados en granjas particulares, manteniendo un alto nivel de higiene en su crianza revisando y cociendo (pues el cisticerco muere a temperaturas mayores a 79° C) la carne antes de ingerirla, tratando de identificar algún cisticerco presente en ella.
Por último, es importante mencionar que en caso de haber adquirido cisticercosis humana debido a la ingestión de huevos de solitaria, tenemos que considerar que hasta ahora no se conoce una forma para saber si el cisticerco se ha desarrollado en nuestro organismo. Por lo tanto, en la mayoría de los casos, las personas que en algún momento de su vida contrajeron este mal, pueden pasar años con el o los cisticercos en su cerebro, su hígado o sus músculos hasta que el parásito ocasiona daños severos a la parte del cuerpo donde se encuentra; lo cual, dependiendo de la zona, puede variar entre algunos meses y hasta 8 o 9 años.
Lo anterior nos dice que la cisticercosis y la teniasis humana y porcina son, más que problemas alimentarios, problemas de higiene y educación sanitaria, problemas que se pueden solucionar transmitiendo desde el aula las medidas sanitarias más comunes y los hábitos de limpieza básicos para ingerir y preparar alimentos.*
Bibliografía


avatar
EVENID
ADMINISTRADORA
ADMINISTRADORA

Femenino Mensajes : 4972
Fecha de inscripción : 08/03/2010
Localización : orocovis

http://elartedevivir.crear-foros.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.